Cualquier cosa puede desencadenar un despertar espiritual, desde lo completamente mundano hasta lo que altera completamente la vida.

Aunque los despertares espirituales pueden ser espontáneos, para la mayoría de las personas son desencadenados por cambios importantes en la vida o traumas, como enfermedades que amenazan la vida, accidentes automovilísticos, divorcios, guerras, pandemias, crisis vitales, duelos, problemas de salud mental como depresión o ansiedad, o incluso una experiencia cercana a la muerte.

En última instancia, cualquier cosa o evento que ocurra en tu vida y te anime (o te obligue) a “mirar tu vida desde una perspectiva más espiritual” puede ponerte en el camino hacia el despertar.

 

¿Cómo puedes saber si está teniendo un despertar espiritual o no?

 

Los siguientes son 10 signos de despertar espiritual.

 

1. Observar Patrones de Comportamiento

 

Uno de los primeros signos del despertar es darse cuenta . Es posible que estés pasando por la vida en piloto automático sin pensar mucho en quién eres, qué quieres y por qué estás aquí. Tener estas preguntas emergentes es como encender una luz en una habitación previamente oscura.

Si eres consciente de que estás siendo testigo de cómo creas tu vida, es posible que te estés preguntando:

  • ¿Realmente necesito beber tanto?
  • ¿Por qué me enfado tan a menudo?
  • ¿Por qué siempre me comparo con los demás?
  • ¿Por qué no puedo levantarme de la cama cuando suena la alarma?
  • ¿Realmente necesito tanta carne roja en mi dieta?
  • ¿Por qué atraigo tanto drama?

El primer paso en el crecimiento es siempre la conciencia del momento presente seguido de un impulso para cambiar algo.

 

2. Sentir una sensación de conexión

 

La conexión proviene de la humanidad compartida. Esto puede ocurrir cuando:

  • Te encuentras interesándote en tu comunidad. Esto puede incluir ser voluntario en tu banco de alimentos local o vas a ayudar a tu vecino.
  • Cambias la perspectiva de alguien a quien previamente has visto como diferente. Tal vez, empieces a preguntarte por qué usan un burka o tienen tatuajes en lugar de juzgarlos.
  • Tienes una mayor conciencia de las criaturas con las que compartes el planeta. Puede decidir dejar de comer carne o puedes atrapar moscas y arañas en lugar de matarlas.
  • Tienes una conexión con el planeta. Esto puede venir como una comprensión de que tirar basura, usar plásticos o desperdiciar alimentos ya no es una práctica personal aceptable.

 

3. Dejar ir el apego

 

Seas consciente de ello o no, tienes apegos. Quizá el automóvil que conduces, los zapatos que usas, lo que comes, con quién pasas el tiempo, a quién votas, qué lees y cómo gastas tu dinero.

Piensa en tu verdadero yo como tu pulso. A lo largo de los años, adquieres creencias o descripciones sobre ti mismo en función de lo que te dicen tus padres, tus amigos, los medios de comunicación e incluso la ciencia. Mira cada creencia como un velo.

Cada creencia es una capa que te impide conectar con tu Ser. Una vez que te das cuenta del velo, se vuelve transparente. Todavía está allí, pero puedes ver a través del velo.

 

4. Encontrar la paz interior

 

Piensa en la paz interior como algo imperturbable. No significa que las cosas no salgan mal en tu vida, solo significa que cuando las cosas salen mal, no estás en una montaña rusa emocional de ira, frustración o desesperación.

El Dalai Lama describe la paz interior como un golpe en el dedo del pie: todavía experimentas una carga emocional, pero es fugaz. La paz interior es como una lupa de emociones positivas y un manto húmedo sobre las negativas.

 

5. Aumentar tu intuición

 

¿Alguna vez has pensado en un viejo amigo de la escuela secundaria y te lo encuentras en un aeropuerto al día siguiente? ¿Alguna vez escuchaste sonar tu teléfono y supiste que era su madre antes de mirar? ¿Alguna vez has sentido una aversión inmediata e irracional por alguien o ha experimentado la sensación cuando conoce a alguien por primera vez de que ya lo conoce?

Todos estos son signos de intuición. Si los pensamientos, los objetos y las personas tienen energía, los seres humanos despiertos espiritualmente parecen más aptos para conectarse con esta energía de manera regular.

 

6. Tener sincronicidad

 

En la misma línea que la intuición, existe esa sensación de que el universo está conspirando para que algo suceda. Tu nuevo vecino tiene matrícula de Madrid, y tu peluquero menciona que estuvo en Madrid el fin de semana pasado, luego enciendes la televisión y se reproduce un anuncio de turismo de Madrid. Algunos podrían llamar a esto coincidencia, pero otros creen que estos signos sutiles te están guiando.

Si un solo acto ha desencadenado una cadena de eventos que se sienten como el destino, ¡es posible que estés despertando!

 

7. Aumentar tu compasión

 

La empatía es tu capacidad de sentir lo que sienten los demás, de probar una nueva perspectiva. La compasión es una acción que se inspira en tu empatía. Literalmente significa “sufrir con”. Las personas que están en el proceso de un despertar espiritual comienzan a notar una empatía más global y una compasión más orientada a la acción que se siente normal, natural y satisfactoria.

Un área de la compasión que a menudo se olvida es la autocompasión. Según una investigadora de la autocompasión, la autocompasión se compone de tres componentes principales:

  • Bondad amorosa
  • Un sentido de humanidad común
  • Consciencia

Si estás experimentando los componentes anteriores, está en el camino hacia el despertar espiritual.

 

8. Eliminar el miedo a la muerte

 

Un sabio maestro dijo una vez que todo miedo es en realidad miedo a la muerte. Todo miedo disminuye generalmente a medida que un individuo se vuelve más despierto. Esto puede deberse a la falta de apego. Tu propia muerte parece menos trágica cuando te enfocas en vivir en el presente y dejas de preocuparte tanto por el futuro o de arrepentirte del pasado.

Cuando se considera que la conciencia trasciende un cuerpo físico, la pérdida de este cuerpo se siente menos trágica. Ver la muerte como algo inevitable, como parte de tu proceso, permite la paz y elimina el miedo.

 

9. Aumentar la autenticidad

 

Con un despertar viene la confianza y un profundo sentido de autoestima. Atrás quedó la necesidad de ajustarse a las normas culturales o seguir siendo políticamente correcto. En cambio, abunda un verdadero sentido completo de satisfacción con quien eres y las elecciones que haces.

Aunque muchas personas despiertas son influencers, no aspiran a tener seguidores. Personas como Deepak Chopra y Eckhart Tolle tienen muchos seguidores por cómo aparecen en este mundo, no porque conozcan un algoritmo mágico de Instagram. El hecho de ser ellos mismos es uno de sus rasgos más atractivos.

Con el reconocimiento de que no es su trabajo complacer a los demás, evitar expresar opiniones impopulares o andar con cuidado en la forma en que otros eligen sentirse, surge una energía que es atractiva y te sientes seguro de estar cerca de ti, de quien realmente eres.

 

10. Florecer

 

Las personas despiertas tienen un nivel de bienestar que parece ser más consistente. Sabes que existe una conexión mente-cuerpo, lo que se traduce en que las personas que son más felices también son más sanas.

Es interesante notar que la investigación en el campo de la psicología positiva es muy similar a los estudios de individuos despiertos. En la psicología positiva, los dominios del modelo teórico de la felicidad llamado PERMA (emociones positivas, compromiso, relaciones, significado y logros) son todas las fortalezas de los despiertos.

Asimismo, una investigadora encontró una conexión profunda entre la felicidad y el éxito en múltiples áreas de la vida, incluido el matrimonio, la amistad, los ingresos, el desempeño laboral y la salud. En ciencia, esto se conoce como florecimiento.

 

Prácticas para ayudarte en tu despertar espiritual

 

Para aquellos de ustedes que leen esto y sienten que han tenido indicios de despertar pero quieren abrirse completamente a su potencial, aquí hay algunas actividades recomendadas:

 

Como dice Eckhart Tolle: “No encuentras la paz reorganizando las circunstancias de tu vida, sino dándote cuenta de quién eres en el nivel más profundo”. Dedica tiempo a concentrarte en convertirte plenamente en ti mismo.